SHAVUOT: UNA PERSPECTIVA DEL JUDAISMO NETZARITA

Nos encontramos en las puertas de la moed de shavuot, “el festival de las semanas”, donde conmemoramos MATAN TORAH (entrega de la Toráh) por parte de HaShem nuestro Elohím en Har Sinaí a nuestro noble pueblo Hebreo.

Las siete semanas que preceden a tan maravilloso y divino acontecimiento, contadas desde la finalización de la moed de PESAJ, esto es 49 días, conocidas como «Sefirat HaOmer», cuenta del omer (Vaikrá 23:15 y 16) nos refiere un tiempo de introspección, de meditación y de ejercicio de las sefirot (virtudes, emanaciones, atributos) y sus combinaciones como el amor, la disciplina, la compasión, la persistencia, la humildad, , la nobleza, la armonía, la justicia, la verdad, etc., que se constituyen en pilares fundamentales que debemos llevar a la práctica en aras de honrar al Eterno, obteniendo una gran conexión con El bendito Sea, a través de nuestra elevación espiritual.

Tiempo glorioso de preparación, que ha escogido nuestro Elohim, como preámbulo para entregar su Sagrada Instrucción, a quienes hallados dignos, hayan decidido en forma univoca e irrevocable, servir a nuestro Creador, como esencia suprema del propósito de nuestra existencia en esta tierra, teniendo como objetivo el (Boré Olam) mundo por venir. Y que maravilloso privilegio el que ahora tenemos tú y yo presentes en esta generación, ¡el misterio ha sido develado!, el gran Goel (redentor) de Israel y del mundo, su majestad electo Yeshúa HaMashiaj está a la puerta, el rey de justicia está llamando, oye su voz e inclina tu oído…el shaliaj (enviado) de Elohím está a las puertas, ¡que tiempos tan preciosos estamos viviendo en medio de la tormenta!, acepta tan especial invitación, a tener esperanza, a unirte al pueblo escogido, a ser partícipe de los pactos y las promesas…Él, la Toráh viva, desea que te unas a su Elohim, al Dio-s de Avraham, de Yitzak, de Yakov y Dio-s y Padre de Yeshúa Hamashiaj. ¡Qué privilegio!.

En los días del éxodo con Moshé Rabenu a la cabeza, sucedieron cosas extraordinarias, partiendo de la promesa de la libertad al pueblo escogido (Israel) y de los hechos milagrosos divinamente planeados, luego de la preparación y purificación que le precedieron, siete semanas, que según enseñan los sabios, nuestro noble pueblo contaba con gran expectación cuarenta y nueve (49) días, para con mucha alegría llegar al día cincuenta (50) de su salida de la esclavitud oprobiosa que por años padecieron por mano de Paróh (Faraón), para hacerles entrega a ellos, ¡Si a ellos! El pueblo hallado digno de recibir la más sagrada instrucción, la sagrada Toráh.

Queridos amigos, estamos viviendo esos maravillosos días de los que hablaron los profetas, días que ellos anhelaron vivir, días de dolores que preceden al alumbramiento, días de penumbra pero días de luz, días aciagos pero días de esperanza, días difíciles pero días de confianza, días proféticos…días de redención. Rogamos al Dio-s de Avraham, al Dio-s de Yitzak, al Dio-s de Yakov, al Dio-s de Yeshúa…que el Mashiaj Yeshúa Ben David sea enviado pronto y en nuestros días.

Shalom Shalom.

Jasid Efraim ben Avraham.

Con la autoridad del Rab Dan ben Avraham.

Deja un comentario

avatar