HAGADAH SHEL SHAVUOT P1

Introducción: Como sabemos Shavuot marca dos momentos sagrados en la historia de nuestra nación.La entrega de la Torah, la creación de  Israel como nación del pacto llamada fuera para una relación especial con El Eterno. Ambas ideas son contempladas en esta hagadah que ha de ser seguida bajo la idea de considerarnos todos allí presentes,

Introducción:

Como sabemos Shavuot marca dos momentos sagrados en la historia de nuestra nación.La entrega de la Torah, la creación de  Israel como nación del pacto llamada fuera para una relación especial con El Eterno. Ambas ideas son contempladas en esta hagadah que ha de ser seguida bajo la idea de considerarnos todos allí presentes, aquel magnifíco día de nuestra historia, del año 2448 desde la creación de Adam.

Para  que este orden cumpla su objetivo, los siguientes elementos deben estar prestes:

  • Dos panes grandes con levadura representando ambas (Casas de Israel)
  • Sal, representando a irreversibilidad del pacto
  • Miel, representando la dulzura de la Torah
  • Lácteos, representando la pureza de la Torah
  • Carnes representando la alegría de la ocasión
  • Cinco copas de vino, representando los cinco libros de la Torah.
  • Cinco niños seleccionados que hagan cinco preguntas de Shavuot
  • La Hagadag o historia de Shavuot
  • Sonido del Shofar previo a cada uno de los diez mandamientos
  • Canasta con los siete frutos por los cuales la tierra de Israel
  • Es alabada
  • Un vaso de agua para cada comensal

Eruv tabshilín

Cuando el Yom Tov (día bueno) coincide con la víspera del Shabat (entre el 5to día (jueves) y 6to día (viernes)), hay que utilizar un Mecanismo para poder cocinar en el Shabat pues está prohibido cocinar en Yom Tov (día bueno) para otro día. Cuando esto ocurre, se puede hacer un „eruv tabshilim‟, lo cual permitirá que uno pueda cocinar en Yom Tov (día bueno) antes del Shabat. El eruv se hace antes de la entrada del Yom Tov (día bueno), con comidas que se sirven en la mesa de un rey: carne, pescados o huevos. Después de prepararlo, hay que guardarlo hasta el Shabat y consumirlo, junto con la 3ra comida del Shabat (seudah shelishi). Para hacer el eruv hay que decir las siguientes bendiciones con el eruv en la mano:

Baruj Ata Adonay, Elohenu Melej Ha’Olam asher kideshanu bemitzvotav vetzivanu al mitzvat eruv. Bendito eres Tú, Eterno, Dio nuestro, Rey del Universo, que nos has santificado con tus mandamientos y nos ordenaste el precepto del eruv.

Luego de la bendición, se dice:

Bedén erubá yehé sharé lana laafoyé ulbashulé ulatmoné uladluké shargá ulme’ebad kal tsorjana, miyom tov leshabat. Mediante este eruv se nos permitirá hornear, cocinar, cubrir platillos, encender fuego y hacer todo lo necesario en este yom tov para el Shabat.

Encendido de las candelas 

Para Shabat, las candelas deben ser encendidas antes de que el Shabat comience (al menos 15 min antes.) Para un día festivo, pueden ser encendidas en el día festivo mismo (yom Tov), pero solo a partir de un fuego existente, pues está prohibido encender fuego en un día festivo al igual que en Shabat. Antes de encender las luces (con aceite o velas) se recita la siguiente bendición, (la frase entre paréntesis se dice únicamente si coincide el yom Tov con el Shabat).

Baruj Atá Adonay Elohenu Melej Haolam, Asher Kideshanu Bemitzvotav, Vetzivanu lehadlik ner shel (Shabat ve) Yom Tob.

 Bendito seas Tú, Eterno, Soberano del universo, que nos ha santificado con Sus preceptos y nos ha ordenado encender la candela del (Shabat y del) día bueno.

 Nota: Se procede a la recitación del Kidush de las festividades. Si el festival cae en viernes en la noche (Shabat), se comienza por el texto “yom hashishi…”, de lo contrario, si el festival cae entre semana, se comienza con el segundo texto que inicia diciendo: “Ele mo‟adé…”

Kidush del festival

(En Shabat) Yom HaShishí: Vaijulu hashamaim vehaaretz vejol tzevaam. Vaijal Elohim baiom hashevií melajtó asher assá, vayishbot baiom hashevií micol melajtó asher assá. Vaivarej Elohim et iom hashevií vaicadesh otó, ki vo Shabat micol melajtó, asher bará Elohim laasot. (en dia secular) Ele Moadé Adonai micraé kodesh, asher tikreú otam bemoadam. Vaidaber Moshé et moadé Adonai el Benei Israel.

Día sexto: Terminaron (de ser creados) los cielos y la tierra, y todas sus huestes. Y terminó El Eterno en el día séptimo la obra que había hecho, y descansó en el día séptimo de toda la creación que hizo. Y bendijo El Eterno el día séptimo, y lo consagró, porque en el reposó de toda Su obra, que había creado El Eterno para hacer. Estas son las festividades del Eterno que fueron proclamadas sagradas, que proclamarán en su tiempo. Y enseñó Moshé las festividades del Eterno a los hijos de Israel.

Savrí Maranán: Baruj Atá Adonai, Elohenu Melej HaOlam, boré perí hagafen. Baruj Atá Adonai, Elohenu Melej HaOlam, asher bajar banu micol am veromemanu micol lashón vekideshanu bemitzvotav, vatitén lanu Adonai Elohenu beahavá (en Shabat: Shabatot limnujá u) moadim lessimjá, jaguim uzemanim lessassón, et iom (en Shabat: HaShabat hazé veet iom) Jag Hashavuot et Yom Tov micra kodesh hazé zemán jerutenu, (en Shabat: veahavá) micra kodesh zéjer litziat mitzráyim, ki vanu vajarta veotanu kidashta micol haamim, (en Shabat:veshabat) umoadé kodshejá (en Shabat: beahavá uveratzón) vesimjá uvessassón hinjaltanu. Baruj Atá Adonai, mecadesh (en Shabat: HaShabat ve) Israel vehazemanim.

Atención Eterno es: Bendito eres, tú, Eterno, Eloah nuestro, Rey del universo, que creas el fruto de la vid. Bendito eres, tú, Eterno, Eloah nuestro, Rey del universo, que nos escogió entre todos los pueblos y nos elevó sobre todas las lenguas, y nos consagró con sus preceptos; y nos diste oh Eterno, Eloah nuestro, con amor (en shabat: shabatot para el descanso y) festividades para la alegría; fiestas y celebraciones de regocijo; (en shabat: este día de shabat y) este día de la fiesta de las semanas; y este día festivo proclamado sagrado, conmemoración de nuestra libertad, (en shabat: con amor) sagrada convocación, en recuerdo de nuestra salida de egipto. Pues nos escogiste y nos consagraste entre todos los pueblos; (en shabat: y shabatot y) tus sagradas festividades (en shabat: con amor y voluntad) con alegría y regocijo nos hiciste heredar. Bendito eres tú, Eterno que santifica (en shabat: el shabat), a Israel y las temporadas”.

Baruj Atá Adonay, Elohenu Melej ha’olam, Shehejeyanu, Vekiyemanu, Vehigui’anu, lazemán hazé.

Bendito eres Tú, Eterno, Eloah nuestro, soberano Rey del Universo, que nos ha hecho vivir, nos ha preservado y nos ha hecho llegar (sanos y salvos) a esta temporada.

Nota: Primer LeHayyim comunitario en honor al festival y en honor al Sefer Bereshit. Al concluir la bendición previa, el líder dirá:

Líder: “Por la vida, por la salud, por este Día de la Toráh, por este Día de la Conversión Nacional de todo nuestro pueblo, por este día del nacimiento de la Kehiláh, por este día de alegría y de recepción de regalos, de milagros Arriba en los Cielos y Abajo en la tierra, por el primer Sefer Bereshit, el Primer libro de la Toráh, con HaShem, con la Luz escondida Mashiaj, con Avraham, Yitzaj y Ya‟akov: ¡LeHayyim!

Nota: Todos beben la Primer Copa.

Bendición de los hijos

Bendición para el hijo: Iesimeja `Elohim Ke`Efraim veJiMenash-she: Iebarejeja Adonai veishmereja. Ia`er Adonai panav `Eleija vijun-neja. Issa` Adonai panav `Eleija veiasem leja shalom. Vesamú et shemi al bene yisrael vaaní abarejem.

Que El Eterno te haga como a Efraím y Manases: Que El Eterno te bendiga y proteja. Que resplandezca su rostro hacia ti y te de gracia, que vuelva su sostro hacia ti y te conceda la paz. y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré

Bendición para la hija: Iesimej `Elohim Ke`Sarah, Rivka, Rajel veLe`a: Iebarejeja Adonai veishmereja. Ia`er Adonai panav `Eleija vijun-neja. Issa` Adonai panav `Eleija veiasem leja Shalom. Vesamú et shemi al bene yisrael vaaní abarejem.

Que El Eterno te haga como a Sara, Rebeca, Raquel y Lea: Que El Eterno Te bendiga y proteja. Que resplandezca Su Rostro hacia ti y te de Gracia, que vuelva su rostro hacia ti y te conceda la paz. y pondrán mi mombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré.

Netilat Yadaim

Lavado de las manos

Baruj Atá Adonai, Elohenu Melej HaOlam asher kideshanu bemitzvotav vetzivanu al netilat iadaim.

Bendito eres Tú, Eterno, Elohim nuestro, Soberano Rey del Universo, Quien nos has apartado con Tus mandamientos y nos ordenaste respecto al levantamiento (lavado) de las manos.

Nota: Después de lavarse lavado las manos y confesado la bendición sobre los hijos, no se habla hasta la bendición sobre el pan y haber comido algo de él. La bendición por el pan del Shabat y en las festividades es dicha sobre dos panes completos Grandes y Hermosos. La persona que haya partido el pan deberá untarlo en sal tres veces y decir “HaShem Melej, HaShem Malaj, HaShem Yimloj leolam vaed”, comer algo y luego repartir un pedazo de él a todos los presentes en su mesa.

Bendición del pan

Baruj Atá Adonay, Elohenu Mélej Ha’olam, Hamotsi Léjem Min Ha’aretz.Bendito eres Tú, Eterno, Eloah nuestro, Rey del Universo, que extrae el pan de la tierra (Amén).

Nota: Acto seguido, se unta el pan en sal tres veces y se dice “HaShem Melej, HaShem Malaj, HaShem Yimloj leolam vaed”,, se parte, se come y se reparte.

La dulzura de la miel

A continuación se parte otro pedazo de pan, se unta en miel, se da a todos y se dice:Líder: Por la Toráh que es más dulce que la miel, por la apacible dulzura de los mandamientos, por la bondadosa palabra de vida que nos da el sustento del alma, por shavuot, el festival de nuestra Toráh:

¡Comamos pan con miel!

Nota: Todos comen una porción y se aseguran de darle a los niños más pequeños.

Ingesta de lácteos:

A continuación se sirve algo de lácteo en la mesa esperando la bendición a lo cual, líder hace dos cosas:

El líder explica: “Uno no puede tener placeres en este mundo sin recitar una bendición prevía.” Recitar una bendición antes de ciner equivale a «Pedir permiso al Eterno», reconociéndo que el mundo y todo lo que hay en él es de el Eterno.

(Salmos 24:1) y Eloah es la verdadera fuente de todas las bondades de la vida. A continuación comeremos aldo de lácteo, pero antes haremos la bendición correspondiente.

Baruj Atá Adonay, Elohenu Mélej Ha’olam, Shehacol nihiá bidvaró. Bendito eres tú Adonai, nuestro Eloah, Rey del Universo que todo fue creado con su palabra.

Nota: (Se comen los lácteos preparados para la ocasión).

A continuación se sirve la segunda copa de vino en honor del segundo libro de la Toráh, Shemot.

El líder: Es una mitzvá alegrarnos en el día de nuestros festivales nos alegramos por la Toráh, alegramos por el pacto, nos alegramos por las promesas, nos alegramos por los regalos que el cielo nos dará a partir de este día de shavuot, nos alegramos por el segundo libro de la Toráh el sefer shemot, por Moshé, por Aaron por Miriam y por el ministerio de la sangre del cordero untada en las puertas de las casas de nuestros ancestros en Egipto.

«Lehayyim».

Mayúm b’ Sason

Nota: A continuación se bebe un vaso de agua en memoria de la promoesa, el líder dirá antes:

Escrito está: Esparciré agua limpia sobre ustedes y seréis limpiados de todas vuestras imundicias t de todos vuestros ídolos, y les daré un nuevo corazón, un corazón de carne y escribiré allí todas las palabras de mi Toráh y derramaré sobre ustedes mi espíritu y haré que andéis en mis preceptos y guardéis mis mandamientos. Y además fue dicho: “Ya vosotros estáis limpios por la Toráh oral que os he dado”.

En memoria de todo esto, bebamos este vaso de agua y dejemos una pequeña porción, muy pequeña para echar sobre nuestras cabezas.

Canto

Ushavtem mayim b’sason
mimainei hayeshua
Ushavtem mayim b’sason
mimainei hayeshua

Mayim – Mayim – Mayim – Mayim
Hey, mayim b’sason
Mayim – Mayim – Mayim – Mayim
Hey, mayim b’sason

 Hey, hey, hey, hey
Mayim – Mayim
Mayim – Mayim
Mayim – Mayim – b’sason

Con gozo sacaréis agua de la Fuente de la salvación (Is 12:3)

Luego del canto cada uno derrama una gota de agua sobre su cabeza

Las cinco preguntas

Nota: A continuación, cinco niños se acercan al líder y le hacen cinco preguntas, cada una en relación con los cinco libros de la Toráh y del Festival. Si no hay 5 niños, uno al menos puede hacerlo. Si no hay niños, uno o varios adultos pueden hacer las preguntas al líder para que se inicie la narrativa del Festival. En una cena comunitaria, es la oportunidad para llamar a todos los niños y reunirse alrededor del Rav o del Moréh que dirige.

Líder: “Me han dicho que los niños de la comunidad me tienen CINCO PREGUNTAS para esta noche. Es muy bueno preguntar. Siempre hagan preguntas porque así adquirirán conocimiento profundo de las cosas. No teman nunca preguntar. ¿Quién tiene la primera pregunta?

¿Por qué esta noche es tan especial, que comemos pan untado con miel?

Líder: “La miel es muy dulce, extremadamente dulce y por eso se compara con la Toráh. Debido a la dulzura de la miel que se relaciona con la dulzura de la Toráh, hacemos de esta noche una noche especial, comiendo pan y miel, para que siempre recordemos que la Toráh es DULCE COMO LA MIEL”. Eloah le dijo al profeta Ezequiel lo siguiente: “Hijo de hombre, come lo que tienes delante: come este rollo, y ve a hablar a los israelitas. Yo abrí mi boca y él me hizo comer ese rollo. Después me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu vientre y llena tus entrañas con este libro que yo te doy. Yo lo comí y era en mi boca dulce como la miel. (Ez 3,1‐3). De esto aprendemos que así como la miel es dulce en la boca, y así como la miel de los dátiles representa la abundancia y la nobleza de la producción de los vegetales en la tierra de Israel, así el estudio de la Toráh nos proporciona vida y riquezas, en esta edad presente y también en el mundo por venir. ¿Entiendes ahora por qué esta noche es tan especial que comemos pan untado con miel?

¿Por qué esta noche es tan especial, que comemos lácteos después de la miel?

Líder: Esa es una excelente pregunta también. Se han dado muchas respuestas, pero estas dos que paso a compartirte, son las que nunca debes olvidar. Así que presten atención: “La Torá es comparada con la leche, como dice el verso, “Como la miel y la leche [la Torá] se encuentra bajo tu lengua” (Cantar de los Cantares 4:11). Como la leche tiene la habilidad de nutrir al ser humano (es decir un bebé que es amamantado), así también la Torá provee la “nutrición espiritual” necesaria para el alma humana. Además, el valor numérico de la palabra en hebreo para leche, jalav, es 40. Comemos productos lácteos en Shavuot para conmemorar los 40 días que Moisés pasó en el Monte Sinai recibiendo instrucción sobre toda la Torá y que luego nos pasó a toda la Casa de Israel. Por eso debes saber que la Toráh es la más grande herencia que el Eterno nos ha dado. Y así como la leche es el primer nutriente que nos sostiene la vida cuando venimos a este mundo, así la Toráh debe ser el primer nutriente espiritual que nos sostenga en esta vida y nos lleve luego, al mundo por venir. ¿Entiendes ahora por qué esta noche es tan especial que comemos lácteos en la Cena de Shavuot?

¿Por qué esta noche es tan especial que los varones de la comunidad se quedan toda la noche estudiando Toráh y mandamientos?

Hace 3,327 años en la madrugada del día en el cual recibimos la Torá, cuando Eloah envió Su ángel, para darnos la Toráh, sucedió que todos los varones de la comunidad de Israel estaban durmiendo. Para corregir esa falta, los varones nos quedamos despiertos toda la noche de Shavuot mientras que las mujeres, que no se durmieron, pueden ir a sus casas a dormir. Al quedarnos los varones toda la noche estudiando Toráh, queremos indicar así nuestra firme intención de que no podemos recibir la Toráh dormidos, sino despiertos, porque la Toráh no es solamente una herencia que llevamos escondida en el alma, sino también un estilo de vida que se expresa con el cuerpo y para ello, debemos estar despiertos, no dormidos. Nunca podemos separar el mundo material del mundo espiritual, como la Toráh no los separa. En otras palabras, la Toráh debe marcar y santificar todos los aspectos de nuestra vida. Y para que nunca más olvidemos esta lección, los varones nos quedamos la noche 13 entera de Shavuot despiertos, estudiando Toráh para rectificar así el error de nuestros antepasados, de aquella madrugada del día cuando recibimos por primera vez, la Toráh. ¿Entiendes ahora por qué esta noche es tan especial que los varones nos pasamos la noche entera de Shavuot estudiando Toráh?

¿Por qué esta noche es tan especial que adornamos la sinagoga y las casas de sstudio con flores naturales y ramas verdes?

¡Muy buena pregunta! Como ves, tenemos nuestra casa adornada con flores naturales y ramas verdes. Tu pregunta no podría haber sido más oportuna. Aquí está la respuesta: Hace 3,327 años, cuando el Eterno nos dio los siez ,andamientos que representan toda la Toráh, cada vez que Eloah hablaba con los hijos de Israel en el monte sinai todo el mundo se colmaba con el aroma de un bello perfume. El desierto, sin flores, se llenó de flores. El yelmo, sin vegetación, se llenó de árboles hermosos con verdes y saludables ramas. El desierto se volvió como el jardín del Edén. Y todo esto tiene un gran mensaje para nosotros. Por tanto, aprovecharé para contarles una historia: Hubo una vez un rey tenía un jardín donde había mandado a plantar toda clase de bellas especies. Después de algún tiempo el rey salió a pasear y observar su jardín. Para su asombro él encontró que sus bellos jardines se habían llenado de cardos y espinos, y en ese preciso momento el rey decidió llamar a sus jardineros para que remuevan por completo el jardín. Pero de repente, al ver una rosa entre todos los espinos, él se arrepintió. Dijo el rey: Por esta rosa que he encontrado se salvará todo el jardín. Por el mérito de la Toráh se salvará todo el mundo. Y es por eso que adornamos esta casa con flores naturales y ramas verdes. ¿Entiendes ahora por qué esta noche es tan especial que adornamos la sinagoga y las casas con flores naturales y ramas verdes? Muy bien, ¿y quién tiene la quinta y última pregunta?

 ¿Por qué esta noche es tan especial que leemos los diez mandamientos de pie y escuchando el sonido del shofar?

Aquí está la respuesta que nunca debes olvidar: 14 “El día cuando el Eterno nos entregó la Toráh en Sinaí, grandes milagros ocurrieron. El monte Sinaí se llenó de luz. Muchos ángeles descendieron portando en sus manos antorchas encendidas, como si fueran lenguas de fuego, anunciando al pueblo las grandezas del regalo que habrían de recibir. De pronto, cientos de ángeles tomaron cada uno su shofar y el sonido de la trompeta iba en aumento y en aumento hasta que todo el universo se convirtió en una extraordinaria sinfonía. Entonces, se hizo un profundo silencio. Y todos escuchamos la voz del cielo entregándonos los mandamientos. Cada mandamiento iba precedido de un toque de shofar. Y luego se hacía silencio absoluto. Y entonces se volvía oír la voz del Eterno dándonos otro mandamiento. Y así sucedió hasta que se completaron los diez. En memoria de eso, los hijos y las hijas de Israel escuchamos los diez mandamientos de pie, precedidos por el sonido del Shofar. ¿Entiendes ahora por qué esta noche es tan especial que leemos los Diez Mandamientos de pie y escuchando el sonido del shofar? Gracias niños. Y ahora por haber estado aquí conmigo y hecho todas estas cinco preguntas, les tenemos una sorpresa, les tenemos ¡caramelos de leche y miel! (Nota: Se entregan a los niños caramelos con leche y miel).

 Los frutos de shavuot

Nota: En esta sección se beberá la tercer copa y se hará una breve explicación de S
havuot que conformará la Hagadah de Shavuot.

Líder: “Está escrito en la Toráh: Las primicias de los primeros frutos de tu tierra traerás a la casa de tu Eloah” Exodo 23:19.

Como ya lo señalamos, Shavuot es también la fiesta de las primicias, destacándose así como en otras fiestas de peregrinaje, la relación íntima del pueblo de Israel con la tierra de Israel. Antiguamente, en los días cuando el templo estaba en pie, acostumbraban los campesinos ascender a Yerushaláyim para ofrendar los primeros frutos, en el templo. Hoy la costumbre se mantiene recordando, mirando y tocando las siete especies típicas por las cuales es conocida la tierra de Israel: “Tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granadas, tierra de olivos, de aceite y de miel”. A continuación, los jóvenes de la comunidad entrarán trayendo consigo una CANASTA que contiene cada uno de estos frutos por los cuales es conocida la tierra de Israel.

Nota: Pasan los jóvenes y muestran la canasta a cada mesa, la cual pasea entre las mesas y luego es subida a la mesa central.

 

 

La tercera copa de vino

 Por los frutos por los cuales es conocida la tierra de Israel. Porque tengamos un año de mucho fruto, riqueza, bienestar, paz, salud y prosperidad para nuestros hermanos en Israel y para nosotros en la diáspora, para todos los justos de las naciones que se han refugiado bajo las alas de nuestro Elohim, por los cercanos y por los lejanos, por la confirmación del pacto y de las promesas, por la paz, la salud y el bienestar de todos ustedes y de toda la casa de Israel por el tercer sefer de la torah el sefer vaykrá o sefer hacohanin”

 

¡LeHayim!

Deja un comentario

avatar